Programas


Importancia y pertinencia del monitoreo


La pérdida de la biodiversidad es un tema de atención prioritaria en materia ambiental en los distintos sectores de la sociedad, y ha propiciado un incremento en las acciones para enfrentar los retos que representan la conservación de los ecosistemas y su diversidad biológica, como un compromiso histórico con las generaciones actuales y futuras.

En la mayoría de los planes y programas de manejo de las Áreas Naturales Protegidas (ANP) las tareas relacionadas con la investigación y monitoreo de la diversidad biológica se consideran dos de los elementos clave para el desarrollo de las estrategias que permitirán alcanzar los objetivos de la conservación.

En este sentido, la necesidad explícita de monitorear las poblaciones de aves y especialmente las especies amenazadas y/o vulnerables, se combina favorablemente con la existencia de una serie de instituciones sólidas y de reconocido prestigio en el desarrollo de acciones de conservación que respaldan la iniciativa, como son en este caso la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y su representación en la dirección de la reserva.

En resumen, el programa de monitoreo Reserva de la Biósfera Sierra Abra Tanchipa (RBSAT) se sustenta en cuatro ejes fundamentales:

1.- El inventario y la sistematización de la información existente sobre las aves de la reserva,

2.- La capacitación de los aliados comunitarios en las técnicas de monitoreo y,

3.- La implementación de acciones de monitoreo de especies de interés en la RBSAT y su zona de influencia.

4.- La difusión de las actividades entre la población de las comunidades del área de influencia y hacia el exterior, en la medida de que pueda sensibilizarse de la importancia que el programa representa y que los esfuerzos se sumen a otras iniciativas de conservación regional.

 

 

Estrategia cultural


La Reserva de la Biósfera Sierra del Abra Tanchipa es un área natural protegida que provee de un amplio repertorio de servicios ambientales, entre los que se encuentra la regulación del clima, la captación del agua, la purificación del aire, la provisión de hábitat y recursos para distintas especies, además de su función como parte del corredor biológico de la Sierra Madre Oriental, entre muchos otros.

Con motivo de preservar, conservar y mantener estos beneficios, se plantea la necesidad de contar con un Programa de Educación para la Conservación, a través de cual se establezcan los parámetros para el diseño de distintas actividades que incluyan talleres, cursos, prácticas y otras, que coadyuven a la sensibilización y formación de una ciudadania ambiental en las comunidades en la zona de influencia de la reserva.

El programa persigue desarrollar una actitud más consciente y amigable en los habitantes de la región, para que se conviertan en promotores ambientales y se involucren en las actividades de conservación que promueve la reserva, de forma que se eviten impactos futuros que pongan en peligro el funcionamiento y calidad de los componentes de la biodiversidad.

 

Ciencia comunitaria


El programa se ha constituido sobre la base de la participación comunitaria, por lo que se ha promovido la capacitación de aliados y promotores comunitarios que fortalezcan el empoderamiento del programa en las comunidades de influencia. Se preve que esto facilitará a largo plazo el desarrollo local de nuevas alternativas de manejo y aprovechamiento de los recursos con un enfoque orientado a la conservación que garantice la permanencia de las poblaciones de aves con distribución actual en la región.

Esta actividad deberá estar vinculada a los programas de Educación para la Conservación, difusión y comunicación existentes en la RB Seirra del Abra Tanchipa, en los que se plantea:

a) Involucrar desde el inicio a la población que tiene relación de forma directa o indirecta con la reserva, incluidos directivos, técnicos, aliados, promotores, trabajadores, instituciones de gobierno y educativas, investigadores y población en general.

b) Establecer un lenguaje común entre los investigadores (y sus diagnósticos) y los actores estratégicos, así como con sus necesidades, para crear puentes que promuevan y generen acciones que garanticen el éxito de las acciones de conservación de la reserva.

c) Promover el desarrollo de proyectos con una perspectiva integral que contemplen, en lo posible, aspectos ambientales, económicos, sociales y culturales.

d) Generar las herramientas didácticas pertinentes de difusión y buscar los canales más adecuados para transmitir la información acordes a cada uno de los grupos sociales con los que se trabaja.

e) Fomentar estrategias de corresponsabilidad entre todos los actores involucrados, que vayan más allá de lo informativo y se realicen acciones concretas con objetivos delimitados.

Al respecto, el programa ha iniciado los procesos de capacitación y actualmente cuenta con un grupo de 13 aliados comunitarios y 4 técnicos que han participado en talleres teórico-prácticos de capacitación en técnicas de campo para la identificación y el monitoreo de aves desde una perspectiva participativa. Se tiene planeado profundizar en el desarrollo de habilidades y capacidades, a través de nuevos cursos y talleres que favorezcan la práctica y adquisición de experiencia en campo, incluida la posibilidad de realizar intercambios de experiencias con otras redes de monitoreo como la que funciona actualmente en el Corredor Biológico Mesoamericano.